champú en polvo para perros

Champú en seco para perros: útil pero engorroso

Hay gente que baña su perro cada semana, otros cada quince días y otros lo hacen una vez al mes, pero ¿qué hacemos si entre baño y baño nuestros perritos tienen la tentación de revolcarse en barro, tierra u otras cosas más desagradables? Pues existe una solución bastante sencilla: el champú en seco para perros. Eso sí, no deja el pelo de nuestros perros tan suelto, con tanto volumen o tan brillante o blanco como el champú para perros normal.

champu en seco para perros

Limpiando a Luna con un champú en seco para perros

El champú en seco para perros es un polvo blanco compuesto por talco micronizado, detergente en polvo, perfume y repelentes naturales, que se suele vender en botes similares a los de los polvos de talco. La aplicación es sencilla: vertemos la cantidad suficiente de champu en seco, para empolvar a nuestro perro o las zonas que queremos limpiar, frotamos ligeramente para adherir el producto al pelo de nuestro perro y después retiramos el excedente con un cepillo o un trapo limpio.

Este champú en seco puede ser de utilidad en perros enfermos a los que no se les puede mojar, cachorros o en viajes en los que no dispones de un sitio en el que limpiar a tu mascota.

Dos consejos para utilizar el champú en seco para perros:
1- Utilízalo en una habitación mediana si no te quieres asfixiar con el polvo, o mejor aún, si puede hazlo al aire libre.
2- Si vas a lavar a tu perro con este método hazlo en la cocina o en el cuarto de baño (si no quieres que tu habitación o salón acabe lleno de polvo blanco).

¿Has probado estos champús? ¿Cómo ha sido tu experiencia?