Líquido antimordeduras, para que los perros no muerdan los muebles

Cómo conseguir que tu perro no muerda los muebles o paredes

Uno de los pasatiempos preferidos de muchos cachorros es destrozar las patas de las sillas, las mesas, así como los cantos de paredes y otros muebles.

Schnauzer miniatura con el líquido antimordeduras de Men For San

Trufa, mi schnauzer miniatura, con el líquido antimordeduras de Men For San

Cuando Trufa, mi Schnauzer miniatura llegó a casa, se alió con nuestra otra perra, Luna, para modernizar nuestras esquinas, moldeándolas a tariscos y dejándolas canteadas. Lo peor de todo es que aprovechaban cuando no estábamos en casa, entonces no había manera de explicarles que eso no se podía hacer, porque nunca conseguíamos reprenderlas en el momento.

Sin embargo, un buen día que nos acercamos a Dogbil y entre diferentes botes de colonia, champus y líquidos anti-micciones, encontramos un líquido anti-mordeduras. ¿Y cómo se puede evitar que un perro muerda algo que no queremos? pues de la misma manera que las personas dejan de morderse las uñas, es decir, aplicando un compuesto amargo.

El sabor amargo actúa como estímulo negativo que a base de repetirse hace que el perro relacione el morder algo con un sabor desagradable y por lo tanto, acabe por no querer morder el objeto. Algo importante es ser constantes y acordarnos de usarlo a diario hasta que cese el comportamiento, porque cuanto más se repite la relación, antes se extingue el comportamiento no deseado y más fuerte se hace la relación, entre el objeto (los muebles) y el estímulo.