Con qué frecuencia sufren el celo nuestras perras

Con qué frecuencia sufren el celo nuestras perras

Si tienes un cachorrito de perro y es hembra una de las cosas que tendrás que tener en cuenta es el celo, es decir, el periodo en el que la hembra es fértil.

Mis perras Luna y Trufa durmiendo como cuando tienen el celo

Mis perras Luna y Trufa durmiendo como cuando tienen el celo

El primer celo de un perro puede surgir cuando el cachorro tiene entre 6 meses y un año. No os alertéis si a los 6 meses aún no lo ha tenido y os lo digo por experiencia propia. Así como Trufa lo tuvo según cumplió los 6 meses, Luna tardó hasta los 10 u 11 meses en tenerlo. Con la consiguiente preocupación por nuestra parte y la llamada a la calma de nuestro veterinario. Después de este primer celo, lo normal es que venga cada 6 meses, es decir, dos veces al año y dura aproximadamente tres semanas.

Uno de los primeros síntomas del celo es la inflamación de la vulva de la perra, que puede venir acompañada de un olor algo fuerte, un cambio en el carácter de nuestra perra (se vuelve más mimosa) y posteriormente de sangrado, para lo cual es recomendable utilizar una braga para perros. Probablemente, antes de encontrar cualquier mancha en el suelo o en aquellos lugares donde repose vuestra perra, notaréis que se acicala más asiduamente. Poco después es común que los perros presten más interés que lo acostumbrado por vuestra perra durante los paseos y lo habitual es que al principio vuestra perra se muestre esquiva.

¡Ojo! este comportamiento es normal que ocurra durante la primera semana y media de celo, pero no os confiéis si en estos primeros días no se deja montar, porque a partir de la semana y media, período en que la perra es fértil, veréis que es la propia hembra la que incluso incita al macho, dándose la vuelta y mostrándole su trasero. Por esta razón, lo mejor es estar muy atento en los paseos y evitar cualquier situación de riesgo.

Una vez superado el celo es normal que el carácter de nuestra perra varíe y se mantenga unas semanas menos activa. En ocasiones puede sufrir incluso un embarazo psicológico. En estos casos puede mostrar las mamas hinchadas y es frecuente que adopte a algún peluche, al que tratará como su cría. Otro de los síntomas es que nuestra perra llore sin motivo.

¿Cómo vivís vosotros el celo de vuestra perra?